Las manos de Orlac: Un clásico del expresionismo

horlac

Luego del éxito de El gabinete del Dr. Caligari, el director hizo otros filmes exitosos dentro del movimiento expresionista.

Se tratan de Genuine (1920), una historia de vampiros, Raskonikow (1923) una adaptación  de Crimen y Castigo, de Fyodor Dostoevski y Las manos de Orlac (1924), un film de terror  que tuvo bastante éxito en su momento.

En realidad creo que esta producción se encuentra más cerca del thriller que del terror, pero en los años ´20 el género del horror estaba en pañales y es entendible que que se catalogara a esta proupuesta dentro de ese estilo.

La historia es buenísima y fue refritada con el tiempo en unas cuantas ocasiones.

Orlac es un famoso pianista, quien luego de brindar un gran  concierto  pierde sus manos en un accidente de tren mientras regresaba a su casa.

Los médicos no tienen mejor idea que  transplantarle las manos de un asesino condenado a muerte. Pocos después de la recuperación del pianista, se registran una serie de asesinatos por estrangulamiento  y las sospechas recaen sobre el músico.

Eso es todo lo que deben saber de la trama.

Si bien Wiene se mantuvo pegado al movimiento  expresionista su trabajo  es muy distinto a lo que hizo en el Dr. Caligari.

En primer lugar, Las Manos de Orlac contó con varias  locaciones en exteriores y un presupuesto mayor.

Toda la secuencia del accidente del tren está muy bien lograda y se nota que usaron muy bien los recursos económicos que tenían.

handsorlac_02sm

Por supuesto, la historia se desarrolla en esos climas góticos que solían brindar el caligarismo y las puestas en escenas teatrales no estuvieron ausentes en este proyecto.

Hay que recordar que los transplantes de órganos no eran precisamente procedimientos cotidianos en la medicina de aquellos años y el film de Wiene jugaba con los temores y fantasías que  la gente solía tener tener sobre ese   tipo de operaciones a comienzos del siglo 20.

La película sobresalió por el trabajo del actor Conrad Veidt, quien ya había trabajado en El gabinete del Dr. Caligari y años después se destacó en el cine sonoro con clásicos como El ladrón de Bagdad (1940) y Casablanca (1942).

Es increible como el tipo se carga el film al hombro y a través de su expresión corporal narra claramente lo que le sucede a su personaje.

Por otra parte, el director Wiene vuelve a impactar  con un final sorpresivo que la verdad me sorprendió porque no lo vi venir. Todos los climas de suspenso en general estuvieron  muy bien trabajados.

La verdad que es más intrigante que unos cuantos estrenos recientes que vi en los últimos tiempos.

Pasaron 85 años desde que fue realizada y en la actualidad es un clásico del alemán que representa una gran recomendación para quienes se interesen por los órigenes del cine de terror.

La manos de Orlac fue editada en dvd en zona 4 en una edición de dos películas donde se incluye también El Gabinete del Dr. Caligari.

4 Comentarios

  1. Yo la vi hace un tiempo, no es mala la pelicula pero se me hizo un poco larga. Un dia de estos la voy a volver a mirar a ver como me resulta. Otro clasico de los años ´20, igual mi favorita sigue siendo Nosferatu lejos.

Comentarios cerrados.