El maravilloso mundo del Blaxplotation

Capítulo I: El nacimiento de una revolución.

YGJGJ A mediados de los años sesenta la comunidad negra en los Estados Unidos libraba una tremenda batalla por los derechos civiles en todo el páis, donde la discriminación y la violencia hacia quienes tenían un color de piel oscuro era un hecho cotidiano de todos los días.

Mientras en las calles el movimiento de las Panteras Negras, una organización política, que en un principio alentaba la defenza de los derechos individuales a través de las armas, lideraba las protestas contra la brutalidad policial y el asesinato de personas negras, en el cine, el héroe que representaba la lucha racial de la época era Sidney Poitier.

Acá tenemos el primer dato fundamental para entender la movida del Blaxploitation. Los filmes de Poitier fueron muy importantes pero no representaban para nada a la gente que vivían en los barrios pobres de Nueva York, Detroit o Chicago. Es decir, los personajes de Sidney eran por lo general hombres profesionales y super educados que no dejaban de ser la visión politicamente correcta de Hollywood sobre los negros.

Si vivías en un ghetto dificilmente tu vida se parecería a los personajes de Poitier. En esa misma época apareció un artista maravilloso que muy pronto iba a revolucionar el cine con un film que cambiaría la cara de Hollywood durante la década siguiente.

Su nombre era Melvin Van Peebles, un escritor y músico que debutó en la pantalla grande con un drama sobre un amor interracial entre un soldado negro y una mujer blanca francesa titulado Story of 3 Day Pass (1968). Era una adaptación de su propia novela. El film fue un éxito tremendo en Europa y eso le permitió entrar en Hollywood.

Así en 1970 filmó para Warner Bros la comedia Watermelon Man que narraba la historia de un hombre racista blanco que un día se despierta y descubre que es negro. Otro golazo en la taquilla y la crítica.

Pero Melvin no estaba conforme y sentía que la situación social de los negros en ese momento no había sido retratada como correspondía en la pantalla grande.

El cine necesitaba una historia que pegara fuerte en Harlem y Alabama con la que gente se pudiera identificar realmente, por eso creó La Balada de Sweet Sweetback (Sweet Sweetback Badasssss Song).

GFEGELa historia se centraba en un gigoló que trabaja en un cabaret y que emprende una fuga a México luego de agredir brutalmente a unos policías blancos que detenían injustamente a un miembro de las Panteras Negras.

Se imaginarán que cuando Melvin presentó ese proyecto en Warner lo sacaron a patadas en ya saben donde y lo mismo le ocurrió con el resto de los grandes estudios. El director, que se moría por contar esa historia, decidió hacerla por la vía independiente con capitales propios, de traficantes de droga que conocía e inclusive actores famosos , como Bill Cosby, que también pusieron plata.

El rodaje duró 19 días y se hizo con actores amateurs. Interpretes conocidos del cine audicionaron para el papel de Sweet Sweetback, pero como todos se quejaban que el personaje sólo hablaba seis veces en toda la historia, Melvin terminó haciendolo él mismo. Además de la banda de sonido y la dirección.

La película comenzaba con un golpe mortal que nadie esperaba. Un texto que decía “Dedicado a todos los Hermanos y Hermanas que ya tuvieron suficiente del Hombre“, por los blancos. La siguiente línea no era menos impactante:

Protagonistas: La Comunidad Negra“.

En la primera escena se ve al personaje principal a los 12 años, interpretado por su hijo Mario Van Peebles (hoy un conocido actor y director de cine) teniendo sexo con una prostituta, todo musicalizado con una clásica canción del gospel: “This Little Ligth of mine“.

La Balada de Sweet Sweetback se estrenó en 1971 con sólo dos copias en Detroit y Atlanta y en pocos días tuvieron que ampliarlas ya que la gente viajaba de otros estados para verla. Muchas personas inclusive lo hacían tres veces al día! La comunidad negra había encontrado una historia que retrataba fielmente lo que vivía la gente de los ghettos, con los personajes cotidianos que se podían ver en las calles, pero fue más importante aún que el Black Power encontró su película.

Melvin Van Peebles había expresado lo que nadie se había atrevido a decir en el cine hasta ese momento:”ESTAMOS HARTOS DE LOS BLANCOS!

Con un presupuesto de 500 mil dólares Sweet Sweetback recaudó en poco tiempo 15 millones de dólares, una cifra que muchos filmes de los grandes estudios no pudieron hacer ese año. Las crónicas periodísticas de la época narran que la funciones en los cines eran como un concierto de rock, donde la gente alentaba al protagonista en su fuga a México. Las salas se venían abajo de aplausos y gritos cuando en un momento el gigoló fugitivo prendía fuego un patrullero y más tarde tenía sexo con una mujer blanca que lideraba una banda de motociclistas.

Cuando en Hollywood se dieron cuenta que la comunidad negra era un mercado importante, los mismo ejecutivos que habían rechazado el film de Melvin empezaron a producir películas que identificaran a este público.

WFWESE MISMO AÑO Warner cambió a último momento el guión de un policial sobre detectives y decidieron que era mejor que el héroe fuera negro. Compraron los derechos de una serie de novelas escritas por Ernest Tidyman, guionista del film Contacto en Francia, que tenían como protagonista a un policía negro que enfrentaba a la Mafia italiana y de esa manera llegó a la pantalla grande SHAFT!

Nada volvió a ser lo mismo en el género de accion. Melvin Van Peebles había encendido la mecha de una bomba con La Balada de Sweet Sweetback que estalló con Shaft.

Una nueva movida comenzaba en el séptimo arte y el Black Power sería la estrella durante toda la década del ´70.

Había nacido el Blaxploitation.

CONTINUARÁ….

Nota: El lunes que viene llega la segunda entrega dedicada a las carácterísticas y clásicos de este estilo. A continuación pueden ver dos videos sobre los filmes mencionados.

No tag for this post.

6 Comentarios

  1. Lo que me da curiosidad es saber que motivo a los actores “blancos” a participar en estas peliculas, ya que si eran racistas, dudo que quisieran participar. y si no lo eran, esta pelicula los dejaba en ridiculo. Eso me gustaria saber…

  2. Es muy interesante lo que planteas. En la proxima entrega hablo de eso, pero a modo de adelanto te cuento que la gran mayoría de los actores blancos que aparecían en esa películas como Sid Haig (Clásico actor de las pelis de Rob Zombie) no encontraban laburo en otro lugar y la paga era buena. Encima se hacían conocidos porque los filmes eran superpopulares. No les importaba mucho quedar en ridículo.

  3. Además.. son actores !!
    Entonces, nadie querría hacer de Hittler porque quedaría como un dictador.
    Y sin embargo hay muchos que quieren ese papel.
    De última es el personaje el que queda mal, y no el actor. Y como eran películas muy vistas, les convenían y se hacían de seguidores entre la población negra.
    Genial el informe ! Vemos cómo el cine se mezcla con la historia, y cómo la población afro americana fué ganando espacios en la sociedad yanqui (que es bastante racista).

  4. no, eso yo lo entiendo mariano, pero en este caso, no te olvides que habia un gran problema racial. otros personajes fuertes como hitler no hacen ahora, lo que un blanco o negro en esa epoca, o al menos, creo que ese era el problema. saludos

  5. Si, puede ser Matias. También capaz que los blancos que actuaban no tenían el problema de la discriminación o les caían bien los negros(o ambas cosas).
    Saludos che.

1 Trackback / Pingback

  1. Quentin Tarantino: Sus diez películas favoritas | HUGO ZAPATA

Comentarios cerrados.